Barcelona

Luego de nuestros paso por Madrid, estábamos dudando entre ir hacia Portugal o hacia Barcelona y luego rumbo a Francia. Cuando llegamos a la terminal de buses de Madrid, nos enteramos que en Portugal era el “Boom Festival” ( http://www.boomfestival.org/boom2014/home/ ) con lo cual todo el mundo iba para allá, y no había lugar en los buses. Ademas pensamos que sería un caos para conseguir lugar en un hostel para dormir.

Con lo cual optamos por ir hacia el “otro lado”, rumbeamos para Barcelona. El bus salía a la noche, con lo que tuvimos un par de horas para estar en la terminal, ir al supermercado de enfrente y comer unas “chatarras” en Burger King.

Llegó la hora de partir, el conductor del bus era argentino con acento un poco español, nos subimos y a tratar de dormir. Era nuestro primer viaje en “bus-hotel”, se hizo medio incomodo el viaje sin contar que a las 2 horas cuando recién nos habíamos dormido hizo una parada para comer algo e ir al baño a la madrugada. Esas cosas que no se entienden: ¿Quien quiere parar a comer algo a las 2 de la madrugada? Luego hizo otra parada en alguna ciudad a mitad de camino.

Finalmente llegamos a Barcelona a las 6.30 de la mañana. Primero paró en la terminal Sants, entre lo dormido que estábamos y la poca información que teníamos, no sabíamos si bajar o no pero optamos bien al seguir viaje ya que la próxima estación era la Nord, que nos dejaba mas cerca del centro. Incluso ganamos 30 minutos mas de “dormir” por el trayecto hasta la próxima estación.

¿Llegamos a Barcelona, segunda parada de nuestro viaje!

Nos recibió el mismo calor de Madrid, tuvimos que hacer tiempo en la terminal para conseguir algún mapa de la ciudad pero cuando abrió la oficina de turismo nos quería cobrar por el mapa así que nos quedamos sin nada. Lo único positivo fue ya reservar el pasaje para Marsella dentro de 3 días.

 

P1150193

Averiguamos como ir al centro y descubrimos que estábamos como a 20 cuadras, así que empezamos a caminar. Rápidamente el calor empezó a hacerse sentir, tuvimos que parar en una plaza para descansar y sacarnos un poco de calor. Habíamos reservado hostel desde la terminal y gracias al wi fi gratis. Caminamos todas las cuadras, pasando por la Plaza de Catalunya, La Rambla y su mundo de gente caminando, el monumento a Colon y cansados, dormidos y acalorados arribamos al hostel finalmente.

El check in era hasta recién las 14 horas así que dejamos las mochilas y nos fuimos a pasear, en si caminamos un poco de la Rambla y lo mejor de Barcelona sin dudas, el barrio Gótico: una maravilla en todo sentido, sus callecitas, sus construcciones, su ambiente.

P1150257 P1150348

El Barrio Gótico es el núcleo más antiguo de la ciudad y su centro histórico. Es llamado de esta manera porque supo ser la aldea romana, y por lo tanto tiene algunos remanentes de su glorioso pasado los cuales se mezclan con nuevas construcciones, lo que le dan ese aire tan especial. Sus angostas y sinuosas calles crean un laberinto del cual no dan ganas de escapar. Hay muchas plazas para relajarte tranquilamente al mediodía mientras disfrutas de unos ricos sandwiches de jamón y queso para ahorrar unos buenos euros. Sin dudas, la mayor atracción del barrio es la gran Catedral

 

P1150306

Suficientemente grande y placentero de visitar como para pasar todo el día perdido ahí dentro.

Regresamos al hostel a la noche para descansar luego de tanto caminar.

El segundo día cambiamos la caminata rumbo a las playas de Barcelona, sin antes tentarnos y pasar por una partecita del barrio Gótico nuevamente. El calor nos seguía acompañando, tanto que estar al sol era un sufrimiento al mediodía en que caminamos. Llegar a las playas del centro es un placer, el camino es muy lindo, tanto por la vista del mar, las calles, el puerto y en especial las construcciones que hay cerca del mar, todas perfectamente alineadas. 

P1150457

El mar fue un gran refresco ante tanto calor, salvo porque la playa estaba inundada de gente, la tarde la pasamos relajadamente en la arena y el mar verde y ligeramente tibio. Nuestro primer contacto con el mar Mediterráneo, un gran alivio ante tanto calor. 

Unas nubes grises y amenazantes fueron las que nos invitaron a retirarnos de la playa, el sol se escondió y no volvió a salir por un buen rato. Intentamos esperar a que saliera pero no hubo caso, ya era tiempo de ir hacia otro destino. Igualmente nos quedamos en la costanera disfrutando de la vista del mar y de la ciudad a lo lejos.

Emprendimos la incalculable caminata hacia La Sagrada Familia. Desconozco la cantidad de cuadras que caminamos hasta ahí desde la playa pero estoy seguro que fueron muchísimas.

P1150543

Al llegar, su imponente imagen nos dejó impactados. Un premio para tanto viaje hasta el lugar. Tan grande es su imagen que no hay cámara que capte toda su inmensidad. Una joya arquitectónica.

El Templo Expiatorio de la Sagrada Familia (Temple Expiatori de la Sagrada Família), conocido simplemente como la Sagrada Familia, es una basílica católica, diseñada por el arquitecto Antonio Gaudí. Iniciada en 1882, y la cual todavía está en construcción. Es la obra maestra de Gaudí y el máximo exponente de la arquitectura modernista catalana. La construcción comenzó en estilo neogótico, pero, al asumir el proyecto Gaudí en 1883, se replanteó por completo. 

Una de sus ideas más innovadoras fue el diseño de las elevadas torres cónicas que sobresalen apuntadas sobre los portales, y que se van estrechando con la altura. Las proyectó con una torsión parabólica, que otorga una tendencia ascendente a toda la fachada, favorecida por multitud de ventanas que perforan la torre siguiendo formas espirales. El templo, cuando esté terminado, dispondrá de 18 torres: cuatro en cada una de las tres fachadas y, a modo de cúpulas, se dispondrá un sistema de seis torres, con la torre cimborio central —dedicada a Jesus— de 170 metros de altura, otras cuatro alrededor de esta, dedicadas a los evangelistas, y un segundo cimborio dedicado a la Virgen. Tanto el exterior como el interior están resueltos con un original sistema constructivo basado en la geometría reglada.

(http://es.wikipedia.org/wiki/Templo_Expiatorio_de_la_Sagrada_Familia)

Esperamos a que se haga de noche para poder admirar la Sagrada Familia no solo de día, sino también iluminada. No defraudó para nada la imagen que tuvimos y valió plenamente la espera. Como no dejarse tentar por semejante lugar.

Emprendimos una extensa caminata hasta nuestro nuevo hostel (ya que el anterior no tenía lugar) en la Rambla mismo y con un hermoso balcón en nuestra habitación con vista hacia ella de noche y con una multitud de gente yendo y viniendo.

IMG_20140804_234915

 

Nuestra cena fue un kebab y Duner kebab deliciosos de “Aromas de Estambul”

IMG_20140803_220417

El tercer día en Barcelona lo reservamos para recorrer la zona de Montjuic (que significa Montaña Judía) donde luego de ascender por varias escaleras mecánicas se llega hasta El Palau Nacional desde el cual se puede tener una vista hermosa de la fuente mágica y gran parte de la ciudad de Barcelona. El calor continuaba así que es buen momento para descansar a la sombra, tomar un poco de agua y comer algo para reponer energías.

 

P1150657

P1150644

P1150671

Continuando el recorrido se puede visitar el jardín botánico, el estadio olímpico el cual se puede ingresar libremente para verlo por dentro, y luego de una gran caminata y subida llegar el Castillo de Montjuic  en la cima de la montaña ofrece unas vistas fantásticas de la ciudad y ahora también aloja al museo militar. Si no queres pagar la entrada se puede ver y disfrutar desde afuera, se lo puede rodear. Incluso las vistas hacia el puerto desde afuera son espectaculares también, teniendo lugar para sentarse al sol o a la sombra para descansar y dejar disfrutar a la vista. Sin lugar a dudas una visita obligada en Barcelona si te apasionan las vistas panorámicas.

P1150750

P1150755

El regreso es simple pero bastante lejos del centro, es cuestión de seguir el camino que va descendiendo rumbo al centro. 

Cansados de tanto caminar, al llegar cerca del monumento a Colon y cerca del puerto, nos sentamos en unos banco s a tomar un buen descanso previo a regresar al hostel. Ya casi de noche, regresamos por nuestras mochilas que gentilmente nos habían dejado guardar ahí, ya que la estadía se había terminado a las 11 hs. 

Con nuestras mochilotas nos fuimos a comer nuevamente a “Aromas de Estambul” como despedida. Se hizo tarde y no pudimos tomar el subte hasta la terminal así que preguntando por ahí, averiguamos que desde Plaza Catalunya salían buses rumbo a la terminal. Por suerte al llegar a la plaza llego enseguida el bus y viajamos.

Una vez en la terminal fue cuestión de espera la hora en que llegara nuestro bus rumbo a Marsella.

Barcelona, una ciudad que te invita a quedarte mas tiempo pero hay otros lugares por conocer.

Anuncios

Un pensamiento en “Barcelona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s